Roland Johnson y Gene Jackson: soul en la tercera juventud

Los soulmen Roland Johnson y Gene Jackson demuestran que es posible debutar en la música entrados en años

 

JUANJO RIESGO

Es difícil evocar la figura del ya difunto Charles Bradley sin poner en valor la gesta que persiguió (y finalmente logró) a lo largo de su vida: seguir la estela de su admirado James Brown y tener una discografía propia. Aunque fuera en el tramo final de su vida, Bradley consiguió ser recordado como un gran cantante de soul y R&B con los tres álbumes que publicó desde su debut discográfico con 62 años —No Time for Dreaming (Daptone Records, 2011)— hasta su último trabajo, Changes (Daptone Records, 2016), publicado un año antes de su muerte a los 68 años. Una corta pero valorada carrera profesional que dejó una lección a todos esos cantantes de raíces norteamericanas que, pese haber dedicado su vida a la música, no tuvieron la fortuna de ver despegar sus carreras: nunca es tarde.

En lugares del sur de Estados Unidos donde la música popular inunda las calles, los bares y la vida de sus ciudadanos, se podrían contar cientos de estas historias frustradas. Pero en St. Louis, Missouri, un joven apasionado por el soul, el blues y el R&B logró darle una tercera juventud a dos cantantes con un inmenso bagaje musical y un largo recorrido en pequeños escenarios. Paul Niehaus, fundador del sello Blue Lotus Recordings, comenzó su andadura en 2006 realizando grabaciones caseras, pero fue en 2013 cuando se decidió a dar el salto profesional. Tras publicar una recopilación de la música tradicional que recorre la orilla del río Mississippi, Niehaus se fija en Roland Johnson, el primer protagonista de esta historia de éxito, de quien,  junto con el compositor Kevin O’Connor, produce y publica en 2016 Imagine This.

A pesar de sus 68 años, Roland Johnson suena fresco y rebosante de energía. En la sección de vientos se escuchan ecos del sello Motown, que popularizó la música negra en la década de los sesenta con artistas como Marvin Gaye, The Supremes, Stevie Wonder o The Temptations, entre otros. Ese espíritu de soul festivo engrandece canciones de Imagine This como ‘Can’t Get Enough’ o ‘Keep on Dancin’. Missouri es un estado del Medio Oeste norteamericano y, como tal, su música es un cruce de caminos del blues de Chicago y el sonido de Nueva Orleans, con aderezos del soul de Memphis y el alma rock’n’roll de Chuck Berry. Esta coctelera sonora es palpable a lo largo del trabajo de Johnson, que además incluye a la cantante Renee Smith como segunda voz en los temas ‘Promised Land’ y ‘Your’s and Mine’, emulando aquellos maravillos duetos de Ike y Tina Turner.

El segundo protagonista de estas historias de redención es Gene Jackson, producido y publicado también por Blue Lotus Recordings. Si Roland Johnson guarda semejanza con la Motown, Jackson se acerca más a Stax Records, al Otis Redding encandilado por el blues o al southern soul de Otis Clay. Su álbum debut, 1963, vio la luz el año pasado y a sus 56 años, Gene Jackson tiene el groove de aquellos jóvenes afroamericanos que, a principios de los sesenta, demostraban que su música era el origen de los sonidos tradicionales norteamericanos y, a la vez, el futuro de las pistas de baile con el funk (‘Love at First Sight’ y ‘1963’ son buenos ejemplos). La esencia del blues rural del Delta del Mississippi y su temática amarga y relacionada con historias de drogas, sexo o alcoholismo también está presente en temas como ‘Only God Can Help Us’.

Johnson y Jackson, junto con Charles Bradley, arrojan un halo de esperanza a todos aquellos músicos y cantantes que aún no han visto realizado su sueño discográfico pese a haber pasado por tantos escenarios o más que las leyendas de la música estadounidense.

One comment
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *