Flamingo Tours: rock and roll en la frontera americana

Lucha Libre, el segundo álbum de la banda barcelonesa, incorpora el folklore mexicano a su mezcla de estilos norteamericanos

 

JUANJO RIESGO

En inglés o en español, Flamingo Tours conocen bien el lenguaje del rock and roll, lo llevan en su ADN y en sus instrumentos. Saben lo que hacen y lo hacen bien. Myriam Swanson, líder y vocalista del grupo, lo tiene claro: “un músico no puede tocar rancheras si no las sabe tocar. Las músicas tradicionales están en todas las sociedades y son un oficio: lo tienes o no lo tienes”. Sea como sea, Flamingo Tours lo tienen: tienen el rock and roll y no dudan en tocarlo. ¿Quieren una muestra? Pinchen Lucha Libre, su segundo álbum.

Una charla con Myrian Swanson deja claro cuál es la esencia de Flamingo Tours: “me gusta el surf, me gusta el garaje, me gusta el rockabilly, el rhythm and blues, el soul y el rock and roll”. Myriam es una melómana de los pies a la cabeza, que controla al dedillo cada uno de los géneros de los que se empapa y sabe qué sonidos pasan el filtro de Flamingo Tours y cuáles no. Si el eje es el rock and roll y el blues eléctrico, la cantante admite que desentrañar el sonido de Flamingo Tours “es lo que más me cuesta explicar porque no hay una conciencia de la mezcla de estilos; lo que hay es un sonido personal de cada instrumento y ese sonido lo aporta cada músico. Cada uno lleva sus influencias y su historia”, añade para valorar la confluencia compositiva que caracteriza a su formación.

La evolución que ha vivido el grupo desde su creación hace seis años hasta la publicación de este segundo trabajo es notable. Myriam recuerda con cariño los orígenes de Flamingo Tours: “tenía un par de canciones para hacer un single y estuvimos en una residencia en la sala Sidecar de Barcelona: a partir de ahí empezamos a hacer el disco”. El álbum al que se refiere, Right On Time, nació de las entrañas del directo, trasladando el sonido del escenario al estudio de grabación. “Right On Time era un disco más fresco, más inocente, donde la autoría de las canciones estaba más repartida. En Lucha Libre hay un trabajo más profundo: no es tan alegre, es más rabioso y tiene un poco más de mala leche. Este proceso nos ha ayudado a encontrar un sonido más definido”, explica Swanson. Sólo hay que escuchar temas como ‘Guerrero’ o ‘Mexican Dogfight’ para darse cuenta de que se trata de una banda contundente y bien engrasada.

Guerrero’ es, de hecho, el single que abrió la veda de Lucha Libre. En un mundo en el que toda reivindicación en favor de la mujer es poca, esta canción reclama su lado más salvaje: “‘Guerrero’ y algunas canciones más son un grito divertido de la chica que ya encuentra cansino todo este rollo, que es un poco lo que pasaba en las primeras películas de Russ Meyer. Estamos hablando de los sesenta, pero ya había unas vixen que sí que utilizaban su cuerpo como reclamo sexual, pero más como bestias salvajes de la sabana que como animal domesticado”, explica Myriam.

Aunque su primer LP estaba cantado íntegramente en inglés, en este segundo trabajo se han colado algunas composiciones en castellano: “el vehículo natural del blues, el rock and roll o el rhythm and blues es el inglés, por eso para el primer disco fue muy natural usar el inglés”, precisa la líder de Flamingo Tours antes de explicar que en Lucha Libre “las canciones en inglés tienen un punto más americano y las que son más folk son en español. Los temas más lentos son en español”, explica antes de confesar que “no nos ha salido un tema rápido en español”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *