Triángulo Inverso: con "v" de Victoria

Golpe y Efecto reúne once canciones luminosas que narran la historia de esta joven banda madrileña

 

CAYETANO FERNÁNDEZ / FOTOS: ADRIÁN RUBIO

La complejidad de lo simple: un triángulo invertido que no es más que una “v” que es nada menos que un homenaje a Victoria, la madre de Manuel y Gabriel Muñoz, dos de los componentes de Triángulo Inverso. Este “menos es más” es una de las mayores virtudes del pop-rock independiente español: canciones que te provocan en la primera escucha, que hacen que muevas el pie al compás, te imagines coreando en una sala llena de gente y vuelta a empezar tras el último tema. Y es en esta segunda escucha, cuando el oído encuentra otros detalles en cambios de ritmos, en arreglos y, sobre todo, en historias que haces tuyas. “Creo que contamos historias, al final estamos para eso, para contar historias tanto de forma instrumental como con palabras”, asegura Manuel sonriente. Y eso es Golpe y Efecto (autoeditado, 2018): la historia de Triángulo Inverso.

 

En un pequeño salón de ladrillo visto, en el bajo de una céntrica cafetería de Madrid, está la banda casi al completo: los hermanos Manuel (voz y composición) y Gabriel Muñoz (bajo y composición), José Arriero (guitarra) y Pepe Doncel (guitarra y teclados); sólo falta Josh Hannaby, el batería. La joven banda madrileña lleva un par de años en movimiento entre maquetas y redes sociales, aunque no fue hasta el verano pasado cuando cerraron alineación titular con Pepe, “el tío de conservatorio”, a la guitarra solista y teclados: “yo estaba encerrado en una cabina tocando clásica y bossa nova hasta que me llamaron”, cuenta entre risas. Con algunas grabaciones y las ideas definidas, se pusieron bajo los mandos de Luca Petricca en los Estudios Reno para lanzar en junio Cromatismos (2017, autoeditado), cuatro temas con una apuesta clara: “todo lo que hagamos, vamos a intentar que sea con la máxima calidad, si grabamos cuatro canciones las vamos a grabar de puta madre, sin medias tintas”, aclara José. Un Ep muy cuidado que les sirvió para dar un paso más y comenzar su andadura de la mano de Hook Management (Modelo de Respuesta Polar, Izal o Luis Brea y el Miedo); un golpe de suerte según explica Gabriel: “Manuel Notario (director de Hook) por circunstancias de la vida, estaba de vacaciones, se debía de aburrir y nos escribió a la semana para concertar una entrevista”.

Fotografía: Adrián Rubio

En menos de un año publican Golpe y Efecto, un disco que trata de contar una historia y que comparte un discurso común con el anterior EP, una unidad lingüística que juega con la repetición de conceptos y las dinámicas de los ritmos. El álbum se abre con ‘Hazañas’, toda una declaración del momento que está viviendo la banda, explica Manuel: “que la primera palabra del disco sea vértigo me parecía la caña. Es justo este momento, vértigo a un salto”. Como el propio título, el disco está dividido en dos partes donde ‘Barlovento’ es el punto de inflexión: una canción que comienza suave, una melodía a piano acompañando la voz de Manuel hasta que se hace el silencio; entran guitarra y batería y el tempo se acelera, desde ahí la canción no para de crecer culminando en la guitarra de Pepe. “Con Barlovento rompemos, a partir de ahí, el disco va hacia arriba hasta ‘Vaivén’, que es como un resumen de todo”, explica Gabriel. ‘Vaivén’ es la canción que cierra el disco, un tema que juega a través de la repetición de la estructura con la idea de ir y venir; es un resumen final que al mismo tiempo funciona como principio de todo: ‘Vaivén’ es la primera composición en la que trabajamos primero desde la letra: decidimos qué palabras que aparecían en ‘Vaivén’ se meterían luego dentro de otras canciones”, explica Gabriel.

Fotografía: Adrián Rubio

Tras una campaña de crowdfunding, Triángulo Inverso volvió a los estudios Reno para dar a luz Golpe y Efecto, esta vez con Brais Ruibal a la producción, grabación y mezcla, un nombre reconocido por haber trabajado con Xoel López, Ángel Stanich o León Benavente. “Hay que fijarse bien en el género que se está haciendo y quién en ese género está haciendo las cosas bien”, explica Gabriel sobre la elección del productor.

Triángulo Inverso ya ha dado su primer golpe con estas once canciones pegadizas y muy cuidadas que ahora toca defender en directo, por salas y escenarios, ahí donde se forjan grandes nombres bajo el clamor de palmas y estribillos. Un camino que siguen recorriendo con la presencia este verano en el Festival de Los Sentidos o El Sonorama, una de las grandes plazas del indie español: “Ojalá nos pase lo mismo que a Izal o a Supersubmarina con la Plaza del Trigo, pero de momento nosotros soñamos con tocar”, dice Manuel entre risas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *